El fruto a su llegada a nuestras instalaciones, se recepciona para su limpieza. La limpieza conlleva la separación de restos de tallos y hoja que van mezclados con el fruto. Tras su limpieza, se aplica un lavado al fruto para eliminar los restos de polvo que quedan adheridos a la piel del fruto.

Una vez limpio el fruto, la aceituna se introduce en la línea correspondiente de molinos. Después de haber molido el fruto, la pasta de aceituna resultante pasa a la batidora para homogeneizarla, con el fin de facilitar la separación del aceite de la masa de aceituna.

Con el fin de preservar la calidad del fruto y de no alterar las cualidades del producto final, extraemos el aceite mediante centrifugación sin adición de temperatura durante el batido de la masa de aceituna.

Una vez extraído el aceite, se pasa a unos depósitos de decantación para separar el agua de vegetación del fruto que se encuentra emulsionado en el aceite en forma de humedad tras la centrifugación. Tras la decantación, el aceite es filtrado, para su posterior cata. Una vez realizada la cata, el aceite se clasifica en bodega.

El proceso desde que el fruto llega a nuestras instalaciones hasta que el aceite está en bodega se realiza en un tiempo inferior a 4 horas, con el fin de conseguir aceites de oliva vírgenes extra de elevada calidad.




ACEITES BAÉCULA, S.L. - Almazara 'San José', Casa Fundada en 1929
Camino de Jabalquinto, s/n (Junto a Polígono Industrial "Llave de Andalucía")
23710, Bailén, Jaén | T. 953 670 099 | F. 953 672 950
info@aceitesbaecula.com
Web optimizada para Google Chrome